Imagen tomado de RT

Nuevos actos violentos se dieron lugar en Santiago de Chile, producto de una gran manifestación, que paralizo gran parte del país.

Dicha Manifestación dejo como consecuencia la quema de la Iglesia de la Vera Cruz situada en el barrio turístico de Lastarria, a demás de saqueos en restaurantes y comercios.

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile, se pronuncio y dio el siguiente mensaje: “Chile no puede esperar. A los que tienen responsabilidad política y social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad. En esta hora compleja de nuestra historia (…) por amor a nuestra patria, terminemos con la violencia”.