Con el apoyo de los partidos opositores y el rechazo de los dos tercios de la Cámara, la vicepresidenta del Senado, Jeanine Áñez, asumió la presidencia de Bolivia tras la renuncia de Evo Morales el pasado domingo.

Los respresentantes del Movimiento al Socialismo, que son mayoría en la Cámara y el Senado, no participaron en la sesión como muestra de apoyo al expresidente Morales, por esta razón Áñez asume la presidencia de Bolivia sin el quórum necesario.

Áñez se había mostrado segura antes de la sesión y había declarado a los medios que estaba convencida de conseguir los votos necesarios para asumir la presidencia y, tal como lo establece la Constitución, convocar a elecciones lo antes posible.

Desde México Evo Morales posteó en su cuenta en Twitter: “Se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia. Una senadora de derecha golpista se autoproclama presidenta del senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo, rodeada de un grupo de cómplices y apañada por FFAA y Policía que reprimen al pueblo”