El gobierno de Angela Merkel prometió el lunes mejorar el sistema nacional de alerta ante catástrofes, muy criticado durante las devastadoras inundaciones, que dejaron 165 muertos en Alemania, por no haber avisado lo suficientemente rápido a la población en peligro, por que a partir del miércoles, el gobierno entregará ayudas de emergencia de al menos 300 millones de euros (unos 350 millones de dólares), antes de elaborar un vasto programa de reconstrucción de varios miles de millones de euros

De forma general, los sistemas de alerta, como la aplicación de teléfono celular “Nina”, “funcionaron”, aseguró una portavoz del gobierno, Martina Fietz, en declaraciones a la prensa, reseñó AFP.

También está en debate el reparto de competencias en materia de protección civil dentro de este país federal, donde se espera que las regiones estén en primera línea. Algunas ecologistas, reclaman mayor centralismo. Algo que el ministro del Interior, Horst Seehofer, rechazó el lunes.

Mientras tanto, el balance de muertos sigue ampliándose.

Al menos 165 personas, indicó este lunes un nuevo recuento, que da cuenta de numerosos desaparecidos.

En la región de Renania-Palatinado, la más afectada por el desastre, “el número de muertos es ahora de 117”, frente a los 112 contabilizados anteriormente, “y hay 749 heridos”, dijo a la AFP Verena Scheuer, portavoz de la policía de Coblenza.

En Renania del Norte-Westfalia, el último informe difundido el domingo informó de “al menos” 47 muertos.