Al menos 120 muertos y mil desaparecidos han dejado las torrenciales lluvias en Alemania y Bélgica.

La mayoría de las víctimas fatales se registran en Alemania. Las localidades de Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia, limítrofes con Bélgica, han sido las más golpeadas.

Las precipitaciones caídas en las últimas horas han sido récord en Europa Occidental. Diversos ríos de la región se han desbordado y han arrasado con todo a su paso.