A partir de hoy, los jardines del Palacio de Buckingham, residencia oficial de la reina Isabel II en Londres, abrirán los infranqueables muros de los jardines para dar la bienvenida a curiosos y visitantes que quieran pasearse por los caminos de este particular oasis verde de más de 15 hectáreas y realizar un picnic.

Ante la fachada trasera del palacio de Buckingham se extiende una inmaculada alfombra de césped que cada verano es testigo de multitudinarias fiestas organizadas por la reina Isabel II, con más de 8.000 invitados y la friolera de 27.000 tazas de té, 20.000 sándwiches y 20.000 trozos de pastel.

Excepcionalmente, esta llanura abandonará hasta septiembre toda solemnidad y protocolo para rendirse a los pícnics de los ciudadanos y turistas deseosos de comer a la sombra del millar de árboles que presiden su jardín y con el palacio como fondo, reseño La Vanguardia.