Esta semana la cantante estadounidense, Britney Spears, declaró de manera virtual ante un juez en el medio de la batalla legal que mantiene hace años por la tutela legal de sus asuntos comerciales y personales.

Spears, de 39 años, hizo revelaciones que hasta ahora se desconocían y aseguró que se siente traumatizada por esta custodia legal que se cierne sobre ella desde hace al menos 13 años.

“No estoy feliz, no puedo dormir”, aseguró la cantante a la par que reveló que bajo la custodia que la mantienen ni si quiera ha podido quitarse el dispositivo intrauterino que tiene porque no se lo permiten y no la dejan tener más hijos.

“Me merezco tener una vida, esta tutela me está perjudicando”, enfatizó la cantante quien también dijo que en algún momento le dieron medicación en contra de su voluntad que la mantuvo drogada e incapaz de valerse por si misma.

A juicio de Spears, su padre; quien es el que mantiene la custodia de sus bienes, desea hacerle daño.

Como se recordará Britney Spears comenzó a tener problemas de conducta en el años 2007 luego de su divorcio, situación que la llevo a perder la custodia de sus hijos.

En varias ocasiones fue internada en centros psiquiátricos y fue protagonistas de escándalos.