El peritaje preliminar privado realizado por una empresa de Noruega para determinar las causas del accidente del tren en Ciudad de México que dejó un saldo de 26 muertos, concluyó que el hecho ocurrió por una “falla estructural”.

“El incidente fue provocado por una falla estructural asociada a deficiencias en el proceso constructivo”, informó Jesús Antonio Esteva Medina, secretario de Obras y Servicios de la Ciudad de México.

Adicionalmente las obras no coincidían con el “plano de diseño” original.

El peritaje preliminar arrojó que del puente derrumbado faltaban pernos, había soldaduras incompletas y diferentes tipos de cemento.

Este es el primer informe que se publica desde que ocurrió el trágico accidente, se espera que para el mes de julio se den a conocer los resultados del segundo y el 30 de agosto de este año se tenga el informe definitivo.