El Registro Mercantil de España negó a Nicolás Maduro tomar el control de unos 25 millones de euros de los fondos pertenecientes a la filial de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) que se encuentran bloqueados en Europa.

La información fue publicada en el diario El Mundo, donde además se detalló que Maduro pidió cambiar cambiar la composición de la Junta Directiva de la CVG que está presididad por Enrique Castells, quien fue designado por Juan Guaidó.

El propósito de obtener estos recursos por parte de Maduro es traspasarlos a Rusia, tal como lo hizo con PDVSA.