Evo Morales llegó a México junto con el que fuera su vicepresidente, Álvaro García Linera y su ministra de Salud y expresidenta del Congreso, Gabriela Montaño.

Morales, que pisó suelo mexicano pasadas las once de la mañana fue recibido por el canciller Marcelo Ebrard. Agradeció al gobierno de México y denunció que en la primera vuelta electoral fueron quemadas urnas, actas electorales y casas de militantes del MAS.

Agregó que el “golpe de Estado” se inició tras los resultados de las elecciones del 20 de octubre y que fue extorsionado por cincuenta mil dólares por un miembro del ejercito.

Más temprano, a través de su cuenta en Twitter el canciller Marcelo Ebrard informó que Evo Morales llegó a México.

Ebrard también agradeció en un tweet a la embajadora mexicana en Bolivia y todos los que contribuyeron para que el expresidente Morales llegara a ese país.