El 11 mayo de 1974 en Buenos Aires, es asesinado a balazos el religioso, profesor y militante social Carlos Mugica (el Padre Mugica). El crimen se le atribuye a la organización parapolicial Triple A (Alianza Anticomunista Argentina).

Eduardo Almirón, secundado por Miguel Ángel Rovira, disparó cinco veces contra Carlos Mugica a metros de la iglesia San Francisco Solano. Junto a él se encontraba Ricardo Rubens Capelli, que sufrió lesiones graves por balas provenientes desde adelante. 

El apostolado de Mugica se caracterizó por su “opción preferencial por los pobres”, principio fundamental de la Teología del pueblo. La mayor parte de su labor comunitaria tuvo lugar en la Villa 31 de Retiro, donde fundó la parroquia Cristo Obrero, siendo uno de los fundadores del movimiento conocido como curas villeros.

Carlos Mugica murió asesinado a balazos, después de celebrar misa en la iglesia de San Francisco Solano, en Villa Luro.