A Partir de la reapertura de Disneylandia, se cuestionó que se mantuviera en la versión renovada de una atracción del famoso parque, la cual está basada en la película de “Blancanieves y los siete enanitos” de 1937, el beso que le da el príncipe a Blancanieves para romper el hechizo y revivirla.

“Blancanieves está dormida y, por lo tanto, el beso no fue consensuado. No puede ser amor verdadero si solo una persona sabe lo que está sucediendo”, fue la opinión lanzada por las periodistas Julie Tremaine y Katie Dowd.

En la nueva versión adoptaron como final el mismo epílogo de la clásica película animada de 1937. Se trata del “beso del amor eterno” del príncipe que permite liberar a Blancanieves del hechizo.

Pero los progresistas de la actualidad, deja mucho que pensar ya que la educación que se les da a las niñas, es de poder permitir que un hombre la toque o la bese si esta dormida.