Según CNN, el gran cohete espacial chino está siendo rastreado por El Pentágono para evitar que partes grandes del cohete entren a la Tierra. 

Los chinos utilizaron el cohete Long March 5B para lanzar parte de su estación espacial la semana pasada, lo que no se esperaba era que se saliera de control, y ahora está listo para entrar en la atmósfera de la Tierra este fin de semana, lo que genera preocupaciones sobre donde puede impactar sus desechos.

Según el comunicado del Departamento de Defensa Mike Howard, dice que la mayoría de los objetos de desechos espaciales se queman en la atmósfera, pero el tamaño del cohete de 22 toneladas, ha generado preocupación de que alguna partes grandes puedan ingresar a la tierra y causar daños grandes.