Hace seis días comenzaron las protestas en las calles Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla en contra de la reforma tributaria impuesta por el Presidente Ivan Duque.

Duque presionado por las manifestaciones ordenó el domingo retirar la propuesta de la reforma tributaria que se debatía en el Congreso, en vista que un sector grande la rechazaba al señalar que castigaba a la clase media del país y sobre todo en los tiempos de pandemia que se están viviendo. 

Sin embargo, el mandatario propuso redactar un nuevo proyecto que descarte los principales puntos de discordia que son: el aumento del impuesto al IVA para servicios y bienes y la ampliación de la base de contribuyentes con impuesto de renta.

Este nuevo anuncio, no desactiva la movilización, por lo que la gente sigue en la calle exigiendo mucho más que eso. Por lo que se ha convocado un nuevo paro en los próximos días, con el objetivo de negociar la retirada “del proyecto de ley 010 de salud y el fortalecimiento de una vacuna masiva contra Covid-19”, además de exigir un sueldo mínimo de por lo menos unos 240 USD$ mensual. 

Dichas protestas se han vuelto violentas gracias a la brutalidad policial al tratar de someter a las personas en las calles.