La atención del gobierno de los Estados Unidos a la crisis venezolana se ha reducido últimamente, al menos así lo considera el exenviado especial para Venezuela, Elliot Abrams.

A pesar de esta opinión, Abrams considera que la política de fondo no ha cambiado y se sigue apoyando a Juan Guaidó como presidente interino, sin embargo; el exenviado especial cree que es de suma importancia que la Unión Europea, su país y el Grupo de Lima no decaigan y mantengan la presión hacia Nicolás Maduro.

Para Abrams la razón por la que el gobierno de Biden no ha sido contundente con la situación de Venezuela, podría obedecer a que aún no tiene clara cuál será su política frente a la crisis que vive el país suramericano. .

Finalmente Abrams resaltó que es importante que se mantenga la máxima presión económica sobre Maduro y sus colaboradores.