El dictador alemán más cruel de la historia llega a su fin el 30 de abril de 1945 tras suicidarse en el bunker de la cancillería. Con Berlín destruida y las tropas soviéticas a punto de tomar la ciudad, Adolfo Hitler se casa con Eva Braun antes de pegarse un tiro, luego ella toma el arma y también se suicida.

Sus aliados toman los cuerpos los queman para luego enterrarlos. El máximo deseo del dictador nazi era evitar ser capturado vivo por los rusos.