Se trata Iliana Ojeda Trejo de 36 años de edad, quien ocupaba el cargo de Gerente General en la empresa donde hurto más de dos millones de dólares.

La venezolana fingió estar enferma de COVID-19  y estar hospitalizada, pero en realidad estaba llevando a cabo su robo millonario.

Llego como secretaria a la empresa y el 13 de enero de 2020 la nombraron Gerente General, el cargo más alto de la empresa. Por lo que tenía acceso a todas las cuentas bancarias de la empresa.

El abogado de la empresa afectada, informo que la mujer abandonó el país tras sacar todo el dinero del banco y ahora es denunciada por hurto agravado y fraude.