Luego del anuncio del presidente de Argentina, Alberto Fernández, del endurecimiento de las medidas de circulación para hacer frente a la segunda ola de Covid19, la sociedad civil se volcó a las calles a protestar y mostrar su rechazo en contra de lo que consideran una decisión autoritaria.

Frente a la Quinta de Olivos (residencia presidencial) los argentinos manifestaron su descontento por el mal manejo que las autoridades de ese país le han dado a la pandemia y al plan de vacunación.

Diputados opositores al gobierno de Fernández también alzaron su voz y tildaron como un duro golpe a la educación la suspensión de las clases, a la par que exigieron al gobierno la compra de más vacunas.

Emiliano Balbín, diputado de Juntos por el Cambio, aseguró en sus redes sociales que: “Es desolador escuchar que nos encierran nuevamente y que van a volver a cerrar las escuelas. Esto se podría haber evitado con vacunas, con organización y gestión. Pero en su lugar tenemos el peor gobierno de la historia”.

Por su parte, Álvaro de Lamadrid, aseveró que: “si las vacunas siguen llegando a cuenta gotas y el plan de vacunación es sin transparencia la cuarentena va a ser eterna como el año pasado.Cuando un gobierno tiene miedo de la gente, saca las FFAA a la calle. Las restricciones a la libertad solo puedan darse por ley del Congreso”.

Quien también criticó las medidas adoptadas por Fernández fue el legislador por la provincia de Buenos Aires, Álex Campbell, quien resaltó que: “Al gobierno no le importa ni la educación, ni el trabajo, ni la salud. Cierre de clases presenciales, suspensión de actividades a las 20hs a pesar de los miles de comercios fundidos y, mientras tanto, #VacunaciónVip y falta de planificación sanitaria”.

Foto Cortesía