Finalmente el gobierno de Sebastián Piñera aprobó una nueva ley de migraciones que deja en riesgo de ser expulsados en los próximos meses a los venezolanos en situación irregular en ese país.

El nuevo instrumento jurídico, que fue discutido por varios años en el Congreso, pasa a sustituir la antigua ley que se había promulgado durante la dictadura de Pinochet.

Ahora los extranjeros que decidan ir a Chile para radicarse deberán solicitar visas en los consulados de sus respectivos países y aclarar cuáles son las intenciones de su visita al país suramericano.

Trascendió que los migrantes que se encuentren irregulares en el país serán expulsados con la aprobación de esta ley y no tendrán la oportunidad de regularizar su situación ante migraciones.

La ley, según Piñera, busca frenar la entrada de narcotráfico y delincuentes al país así como garantizar una migración ordenada.