Rodeado de pocos feligreses, debido a las restricciones por la pandemia de Covid19, el Papa Francisco celebró este domingo la tradicional misa de ramos.

“Hemos entrado en la Semana Santa. Por segunda vez vivimos en el contexto de la pandemia. El año pasado estábamos más conmocionados, este año estamos más afectados. Y la crisis económica se ha agravado”, dijo Francisco durante la homilía.

Una especial petición hizo el Sumo Pontífice por todas las víctimas de la violencia, especialmente por las víctimas del atentado perpetrado esta mañana en Indonesia frente a la catedral de Makassar.